Las altas temperaturas en nuestras mascotas.

 

Los parásitos proliferan con la llegada del buen tiempo, el cambio de temperatura afecta  a su metabolismo, comportamiento, así como a sus hábitos de alimentación. El West Highland White Terrier, como el resto de razas sufren estos cambios.

El clima es  cada año más cálido, incluso en épocas que se suponen frías, la humedad aumenta. Puede provocar inflamaciones como otitis e incluso dolor de articulaciones o artrosis en nuestros perros, como el westie, encontramos contrastes de temperaturas que dan lugar que su sistema inmune se debilite, afectando así al correcto funcionamiento de sus órganos.

El cambio climático, incita a la  migración de moscas y mosquitos que antes no existían en España, portadores de parásitos como los gusanos del ojo y del corazón que transmiten las enfermedades. Un ejemplo sería el gusano del ojo puede generar conjuntivitis o ceguera temporal a tu mascota. Otra seria la del corazón puede provocarle insuficiencia cardiaca.

Los cambios de temperatura, les influye mucho en el estado de animo, anima a tu mascota, juega con el, siempre en un ambiente no asfixiante de temperatura, que suponga un sobre esfuerzo.

Las almohadillas, sufren mucho con las altas temperaturas, evita paseos a horas de mucho calor, busca la sombra, para protegerlas.

No dejes nunca a un animal dentro de un vehículo especialmente en olas de calor, podría ser fatal, ni si quiera con las ventanillas bajadas.

Asegúrate que tiene agua limpia y en abundancia especialmente en esas fechas, así como si es posible un corte de pelo optimo para que lleve mejor las temperaturas cálidas.

Asegúrate por ultimo, consultándolo con tu veterinario de confianza, usar las pipetas y collares que protejan a tu mascota de posibles parásitos, especialmente en verano.